El Método Singapur cambia el tipo de problemas para evitar generar un hábito rutinario que desenfoca al alumno de la realidad de las matemáticas y de su lógica trasladada a la vida real.

Todas las tareas de matemáticas se pueden dividir en dos grupos: tareas de cálculo y problemas. Estos se dividen en problemas de solución cerrada y problemas con solución abierta.

Problemas de solución cerrada

Son aquellos problemas bien estructurados, en el sentido de que su solución se halla a través de tareas claras y bien definidas.

La solución a estos problemas siempre se puede determinar de forma fija por los datos dados en el problema.

  • Desafíos de cálculo.
  • Problemas de proceso.

Problemas de solución abierta

Tienen una formulación que no es clara y precisa, hay datos que faltan o que no tienen un procedimiento bien definido que garantice una correcta solución.

  • Preguntas de respuestas abiertas cortas.
  • Problemas con aplicación en la vida real.
  • Investigaciones matemáticas.

Regístrate y recibe nuestro boletín

Entérate de nuestras novedades, información sobre nuestros cursos y tutorías o noticias de especial interés sobre Kouchea.